Diseño para optimizar conversiones

Qué es el Diseño de Conversión

¿Qué es el diseño de Conversión?

6 consejos prácticos de diseño para optimizar conversiones de leads.

El principal objetivo del Marketing es la conversión. Todas las campañas se construyen alrededor de esa misma idea. Pero tener una buena estrategia de conversión no lo es todo. Necesitamos también entender el comportamiento de las personas a la hora de visitar webs para así ser capaces de influir en ese comportamiento y guiar a nuestra audiencia hacia nuestro objetivo final: convertir visitantes en clientes.

El elemento de conversión mas importante hoy en día es el formulario. Es la puerta que nuestros posibles clientes habrán de cruzar antes de convertirse en clientes. Es nuestro deber hacerles el viaje lo más sencillo posible.

Normalmente los formularios se encuentran embebidos dentro de una landing page. Pero diseñar una landing page visualmente atractiva no es suficiente para garantizar esa conversión. Hay muchos factores que influyen en la interacción que las personas tienen con nuestra página. Desde los colores y la posición de los diferentes elementos, hasta el número de campos que tiene nuestro formulario. Son muchos los elementos que has de considerar a la hora de optimizar conversiones.

Cada decisión que tomemos influirá en nuestro éxito o fracaso a la hora de captar nuevos leads. La responsabilidad es grande. Pero mantén la calma, no te enfrentas a este reto con una página en blanco. Quiero ofrecerte 6 sencillos consejos para que mejores tu ratio de conversión de leads.

 

1. Utiliza landing pages y no tu web

Nuestro objetivo principal es que los visitantes rellenen nuestro formulario. Esto nos ayudará a conseguir sus datos para poder comenzar con la estrategia de nurturing adecuada. Para ello, queremos que toda su atención se centre en el formulario y no se distraiga con otros elementos de la página que podrían disuadirle de hacerlo. Dirigir a los futuros leads a nuestra web sólo les daría un millón de distracciones, de links y botones por los que perderse y así alejarse de nuestro santo grial. Una landing page diseñada específicamente para cada campaña es la solución que buscamos.

2. Evita distracciones innecesarias

Todo lo que no contribuya a lograr nuestro propósito en la landing page (la conversión), debe ser eliminado. Simple y llanamente, si no ayuda, entonces sobra.

Elimina el menú de navegación.
La única acción que debemos ofrecer será aquella que queremos que el lead realice.

Limita el uso de CTAs.
Esta bien que quieras añadir información complementaria, pero no dejes que se desvíe la atención del call-to-action principal.  Un truco para hacerlo es añadir los links en forma de acordeón desplegable. Esto evitará que el posible lead abandone nuestra página, porque una vez fuera es muy posible que no regrese.

3. Sé consistente

Cada elemento relacionado con la campaña que estamos corriendo en un determinado momento debe mantener el mismo estilo. Tenemos que mantener una consistencia visual
que haga a los futuros clientes relacionar inmediatamente y visualmente un elemento con otro. No es buena idea utilizar diferentes imágenes, variar los colores, la estructura, etc. Si no somos consistentes seguramente el visitante desconecte de su entorno y sienta que hay cierta falsedad en lo que esta viendo.

Sigue estos sencillos pasos para mantener la continuidad de tus diseños entre emails y landing pages:

  • Utiliza la misma imagen de cabecera.
  • Usa el mismo lenguaje, títulos, textos de acción…
  • Mantén consistencia en la paleta de colores.
  • Ten siempre a la vista un CTA, pónselo fácil a la gente que te visite.

4. Menos es más

A menudo nos encontramos con emails y landing pages diseñadas con demasiado texto, fotos aleatorias, formularios imposibles de encontrar… Pedirle a alguien que se lea párrafos interminables antes de rellenar el formulario lo único que va a conseguir es ahuyentarlo de nuestro sitio. Y seguramente para siempre.

La capacidad de atención de una persona se va reduciendo cada año debido al bombardeo de información que sufrimos. En 2017 el promedio de capacidad de atención es de 8 segundos (1 segundo menos que la de un pez dorado). Por esto mismo tenemos que esforzarnos más en conseguir captar esta atención en el menor tiempo posible.

Para conseguirlo podemos poner en práctica los siguientes consejos:

Crea impulsos.
Utiliza mensaje llamativos para captar la atención inmediata e incitar a la gente a continuar ampliando información.

Gestiona correctamente el contenido.
Haz los contenidos descargables para darles una razón para rellenar tu formulario. Sino, ¿por qué iban a hacerlo? Ofrecer un buen contenido relevante es el mejor intercambio que le puedes ofrecer a un lead a cambio de sus datos.

Mantén todo a la vista.
Intenta evitar el scroll en tus landing pages. Todo lo importante (el CTA) debe ser visible en cuanto se cargue la página, y debe ser rápidamente accesible sin obligar al usuario a hacer scroll para buscar lo importante más abajo.

Aprende a usar los mapas de calor (o heatmaps).
No te limites simplemente a poner todo a la vista aleatoriamente. Estudia el comportamiento de tu audiencia en la web, descubre qué zonas de la página son la que más pupilas captan. Localiza esos puntos calientes y coloca ahí tu contenido estrella.

Utiliza formularios cortos.
Un formulario demasiado largo hace que la persona se piense dos veces si merece la pena rellenarlo. Evita pedir información innecesaria e intenta colocar los campos requeridos estratégicamente. Suele funcionar mejor ponerlos al final que al principio. Si usas Marketo, debes utilizar la función de progressive profiling de los formularios, ya que ayuda a aumentar la conversión y a ir ampliando poco a poco la información que tienes sobre tus leads.

5. Humaniza el contenido

Nada puede desvincular a una persona de ti más que la frialdad de internet. Diseñar para crear emociones es la mejor forma de crear una primera conexión con los futuros clientes. Personaliza tu contenido para aumentar la cercanía y el sentimiento de pertenencia.

Haz que tus CTAs hablen.
Que el botón sintetice la acción a realizar. Repite tu llamada a la acción. Por ejemplo, si quieres que rellene un formulario para apuntarse a un curso, en lugar de un simple “enviar” escribe algo parecido a “Inscribirme”, “Apuntarse al curso”.

Evita fotos de stock.
Hace un tiempo eran un maravilloso salvavidas, pero ya están muy usadas. Las personas desconfían de lo que parece artificial. Sustituir el tipo de fotografía limpia y fría de stock por algo más natural hará que tu contenido sea más cercano. Sustituye la típica imagen de un ejecutivo al que ni siquiera vemos la cara por la de una persona trabajando de manera normal en un entorno menos institucional, ropa natural, que se le vea la cara, con un café al lado…

Utiliza encabezados.
Piensa en esa frase que conseguirá que la persona se quede. Haz que te necesite, aconseja con humildad, trata de explicar por qué te necesita. Evita falsas promesas o un discurso venido a más. Emplea un título corto, claro y directo seguido de un subtitulo más explicativo y detallado.

6. Y por último… Piensa en responsive

Ten en cuenta que no todo el mundo verá tus emails y tus landing pages en el mismo dispositivo. Los elementos que funcionan tal y como los ves desde tu ordenador puede que perjudiquen la conversión de aquellos usuarios que visiten la página desde una tablet o desde su teléfono móvil. La orientación de la pantalla es diferente, el modo de uso también. Los puntos de calor de la pantalla, incluso el sitio donde veríamos el contenido varía.

Saber readaptar el diseño para los diferentes formatos es asegurarte un mayor porcentaje de conversión y ahorrarle a tus futuros clientes la frustración de intentar ver correctamente tu contenido.

Como has visto, si utilizas el diseño de conversión a tu favor, puedes asegurarte un incremento en el éxito de tus campañas de marketing. Con 6 pequeños pasos que tener en cuenta, puedes optimizar conversiones y conseguir mejores resultados.