single opt-in double opt-in

Single Opt-in o Double Opt-in: ¿qué sistema de captación de leads usar?

Antes de redactar tu próximo email. Antes de meter a tu equipo de diseño a crear la plantilla del email. Antes de crear las imágenes, los iconos…. Antes de todo esto, lo primero que debes revisar es la calidad de tu base de datos.

Captar un nuevo lead cuesta. Que además ese lead nos interese porque responde a nuestro target ideal, cuesta aún más. Y que además se muestre interesado en nuestras comunicaciones, puede parecer un reto colosal. Una especie de cuadratura de círculos intergalácticos. Pero no necesitas milagros para lograrlo. Debes pensar muy bien desde el principio a qué clase de leads quieres tener en tu base de datos. Y a quiénes no te merece la pena tener. Hoy repasamos los sistemas Single Opt-in y Double Opt-in para la captación de leads.

La calidad de las listas

Existen varias formas de generar nuevos contactos. Importación de listas, altas de un nuevo contacto desde un vendedor de tu empresa,… En este caso nos vamos a centrar en los contactos que adquieres a través de un formulario en tu web o en una landing page. Obviamente siempre debes contar con la aprobación del usuario para incluirlo en tus listas. Aunque sólo sea por cumplir con la normativa legal. Si tus leads aceptan tus condiciones, que tendrás convenientemente recogidas en tu sección sobre “gestión de datos y privacidad”, podrás empezar a comunicarte con ellos. Pero dependiendo de lo exigente que seas, y del nivel de sofisticación que fijes para el proceso de aceptación de condiciones, acabarás teniendo una lista de mayor o menor “calidad”.

Resumamos las dos formas que puedes poner en práctica para conseguir ampliar tu base de datos a través de un formulario:

Listas Single Opt-in:

 ¿Cómo funcionan?:

Un nuevo suscriptor ingresa su dirección de correo electrónico y alguna otra información adicional. Inmediatamente pasa a estar suscrito. Recibirá automáticamente tu siguiente campaña de email, sin necesidad de que dé otro paso adicional o aporte más información. Se trata de la forma más común de captar direcciones de correo electrónico. A su vez en estas listas se distinguen dos tipos:

 

  • Listas Single Opt-in implícitas: cuando el lead rellena un formulario con el fin de descargarse contenido o registrarse para un evento. La política de privacidad del tu web debe indicar que la realización de esa acción lo incluirá de forma automática a la lista de email marketing. Este es un método usado muy habitualmente en el mundo B2B. Las audiencias de estos sectores entienden (o mejor dicho, las empresas que usan este método de adquisición de leads sobreentienden) que en la medida que están dando su correo electrónico, están dando también su consentimiento para recibir otros emails similares.

 

  • Las listas single opt-in explícitas: estas requieren que el usuario se registre voluntariamente a la lista para email marketing. A menudo, se presenta como una casilla de verificación en una página de registro. Esa casilla te da la opción de decidir si quieres o no recibir noticias o actualizaciones.

 

PROS:

  • Requiere menor esfuerzo por parte tanto de la empresa como del cliente.
  • No hay lugar para que un suscriptor se quede fuera de la lista de manera accidental, lo que puede suceder cuando se le pide que confirme su participación.
  • Es la forma más rápida de generar leads.

 

CONTRAS:

  • No hay oportunidad de establecer expectativas con tu audiencia, ya que el siguiente email que reciben proviene directamente de tu próxima campaña de email marketing o de tu campaña de lead nurturing.
  • A menos que tengas un sistema que detecte direcciones de correo falsas o incorrectas, corres el riesgo de ser el blanco de spams. Esto es molesto y podría dañar tu credibilidad frente a tu proveedor de email marketing, ESP (Email Service Provider) o herramienta de Marketing Automation.
  • Si un suscriptor olvida que ha decidido tomar parte en algo, o no se da cuenta que finalmente lo había hecho, el riesgo de que marque tu email como spam es alto. Esto es particularmente más fácil que ocurra con las opt-in implícitas, o cuando ha transcurrido demasiado tiempo entre la suscripción de abonado y tu primera comunicación.
  • Cuanto menor sea el esfuerzo que le exijas a tus leads durante el proceso de inscripción a tus listas de correo, tanto menor tenderá a ser la conexión promedio de esos leads con tu marca. Las listas single opt-in, tienden a atraer a todo tipo de lead, desde los menos comprometidos a los más interesados. Aquellos que no estén realmente comprometidos, de alguna forma u otra, terminarán por dejar de hacer caso a tus correos (“desuscribirse mentalmente”). O incluso se darán activamente de baja si lo que les mandas no les convence.
  • En algunos países, la listas opt-in implícitas son ilegales. Es importante comprobar las leyes de cada país donde realizas campañas.

Listas Single Opt-in con un email de bienvenida:

 ¿Cómo funcionan?:

Un nuevo lead introduce su información y se apunta de forma implícita o explícita como se ha descrito anteriormente. En este caso, un correo electrónico de respuesta automática inmediatamente agradece y da la bienvenida al suscriptor. Este email incluye información personalizada que indicará al lead qué es lo que recibirá en futuros emails, así como la periodicidad y frecuencia de esos envíos.

 

PROS:

  • El email de bienvenida supone una gran oportunidad para involucrar a cada nuevo suscriptor. Es un detalle amable y también sirve como una buena manera de comenzar a ganar la confianza de tus suscriptores, mientras vas definiendo expectativas de manera proactiva.
  • Si un correo electrónico de bienvenida rebota, podrás filtrar esa dirección y prevenir spams, evitando que tu proveedor te penalice por un exceso de rebotes.

 

CONTRAS:

  • Al igual que las listas single opt-in, el menor esfuerzo puede suponer menor compromiso y más riesgo de ser marcado como spam.
  • Aún corres el riesgo de enviar correos de bienvenida a direcciones incorrectas, lo que puede afectar negativamente a tu futura entrega.

Listas Double Opt-in:

 ¿Cómo funcionan?:

Un nuevo suscriptor ingresa su dirección de correo electrónico. Después recibe un email donde se le pide su confirmación, por ejemplo, haciendo clic en un enlace o en un botón de ese email. Mediante esa segunda acción, el lead estará confirmando su interés en la suscripción. El registro sólo se completa si el email es válido y el usuario muestra un interés real completando la segunda acción propuesta (el clic al enlace). No sólo te está pidiendo que lo incluyas en tu lista una vez, ¡sino que te lo confirma con una acción concreta que tú le pides que haga después!

En este tipo de registro, muchos usuarios no terminan de completar el proceso completo, y por lo tanto, no pasan a formar parte de tu lista. Y eso puede ser bueno y malo. Veámos:

 

PROS:

  • Pedir a los suscriptores que confirmen su incorporación a tu lista genera un compromiso. Aquellos que hagan clic en el enlace realmente son los que quieren recibir tus emails. ¡Se lo has preguntado dos veces! “Estás seguro de que quieres?” “Sí, por favor” “¿Pero seguro seguro?” “¡Que sí!”
  • Requerir una acción de confirmación manual, te ayuda a detectar si es un humano o un robot. Un email de confirmación rebotado puede ser filtrado de inmediato.

 

CONTRAS:

  • Estás pidiendo a tus suscriptores que den un paso adicional. ¡No nos gusta pensar dos veces! Puede parecer una maniobra arriesgada en esta era de la inmediatez en la que vivimos. Después de todo, ya te han confirmado que quieren recibir tus emails. ¿Seguro que quieres insistir?
  • Existe el riesgo de que un suscriptor interesado se distraiga antes de hacer clic en “confirmar” en el email de seguimiento. O peor aún, que su correo electrónico se pierda o se filtre. Como resultado, puedes perder suscriptores que realmente estaban interesados. Es un riesgo.
  • Este método de confirmación genera un número menor de leads que las otras opciones anteriores. ¿Qué prefieres, cantidad o calidad?

 

CONCLUSIÓN

Usar Double Opt-in para tus listas entraña un riesgo. Es un método de confirmación que genera menor cantidad de leads. Pero también es cierto que quienes se registran tras un proceso de doble confirmación están realmente con los oídos y las pupilas atentos a cualquier mensaje tuyo. Su “engagement” o índice de atención e interacción con tus comunicaciones será mucho mayor. Y posiblemente, estés optimizando mejor tu tiempo y tus recursos al estar en comunicación con gente realmente interesada en ti y en tu empresa.

 

Una buena práctica que solemos recomendar a clientes es la de armar un centro de suscripción de comunicaciones. En este formulario específico ofreces a tus leads la posibilidad de elegir qué tipo de comunicaciones quieren recibir, con qué periodicidad, sobre qué temas y a través de qué canales. De esa manera evitas que un lead se dé de baja completamente de todas tus comunicaciones. Mejor será que mantenga al menos un contacto con aquellos mensajes que le sean realmente de utilidad. Pero sobre ese tema hablaremos otro día.